Entrevista a Polaco Sunshine


“Vamos a una feria artesanal y si tiene el bichito que hace el ruidito de la selva, lo compramos”


Gary (30) y Faca (32)


Por: Adrián Bechelli y Gaby Areal Velez


Foto: Gaby Areal Velez


Desde hace tres años (“Nuestra amistad tiene seis horas más que la banda”), los polacos se juntan a hacer música para animales y extraterrestres. Su misticismo musical, sumado a la riqueza tímbrica y a sus vistosas puestas en escena, los convierten en una banda de culto. Durante un ensayo en el barrio de flores, hablamos de la originalidad y las canciones.




¿Para qué sirven las canciones?

Gary: A alguna gente le sirve para ordenar la pieza. (Risas) Es raro gente que no le guste la música, pero hay. A esos no les sirve para nada. A algunos les sirve para relajar.

Faca: Son canales también. Una canción es una invocación. Uno no canta cualquier canción. Uno conjura determinadas energías al hacer una. Es un llamado a una actitud, a un estado. Y a algo simple también, a comer algo tranqui o a meditar también.

¿Cómo piensan la creatividad?

Gary: La creatividad para mí es espacio. Es generar un espacio y es parte del espacio. Si uno está sin espacio, estresado… La creatividad artística para mí es espacio mental, imaginación, se desarrolla.

Faca: Tiene que ver con el espacio interno, y el silencio también. Me parece que la creatividad es una actitud, una forma de sentir. Me la voy a jugar, no se si esto es verdad: a una persona que no trata su vida en forma creativa no me la imagino siendo un creativa artísticamente. O viceversa, una persona creativa que haga una arte no sé… ¿Qué es lo contrario a creatividad? ¿Muerto? Y la creatividad también es un espacio interno y un silencio que permita cantar libre lo que tenés que cantar.

Gary: Para mí una planta por ejemplo es algo creativo. Tiene que tener espacio para crecer, para crearse. Si vos agarrás una planta y la metés adentro de una caja, se acabó la creatividad. Para mí es muy parecido a lo que pasa con los seres humanos.

Faca: Pero la caja la ponemos nosotros. No tiene que ver con una situación de vida. La caja es nuestra, puesta acá, tuc. Y entonces el aura no se expande, no es libre. El Cuarteto para el fin de los tiempos lo hizo un chabón (Olivier Messiaen) en el campo de concentración. Es una obra de vanguardia, y hermosa, súper creativa. Y el chabón estaba oprimido por todos lados. Me imagino que se habrá hecho el espacio interno para que eso… Supongo que si vivís en la naturaleza estás en contacto con otra apertura.


Para mí hay algo muy meditativo en lo que dicen y en lo que hacen…

Faca: Sí, yo hago tai chi ponele. A nuestra música le decimos folk rock mantra niño orquesta. Cuando tocamos con polacos, a mi me pasa que tengo que bajar un peldaño para entrarle. Ponerse a tocar (sin antes bajar) es medio raro. Hay algo de meditativo en eso.

Gary: Siempre antes de tocar hacemos unas respiraciones. Una inhalaciones y exhalaciones de camellos. Inhalamos cosas ficticias y exhalamos cosas ficticias. Inhalamos lo que sea, lo transformamos y exhalamos otra cosa.

¿Por ejemplo?

Gary: Inhalamos pijas y exhalamos conchas. O inhalamos camellos y exhalamos calefones.

Faca: Inhalamos y exhalamos de verdad, eh. Es como un pequeño ritual para entrar.

Como un dadaísmo-zen…

Faca: Podría ser… ¿Qué es? No sé bien que es el dadaísmo.

Pensé que nos lo iban a explicar ustedes. (Risas)

Gary: El daia dada.

¿Qué quieren decir con sus letras?

Gary: Yo no sé bien qué sentido tienen las letras. Son disparadores.

¿Disparadores hacia dónde? ¿Hacia dónde despega un espectador en un show de polacos?

Faca: Hacia la cuarta dimensión.

Gary: Hacia donde quieran. Hacia deprimirse, hacia ponerse felices. Igual creo que la gente se va de un show de polacos con una sensación de bienestar, o está también el que no entiende nada, y se va enojado. Creo que irradiamos algo positivo, luminoso. Una cosa que lo hace difuso es que en los shows tratamos de que se fundan los temas. Hay momentos de improvisación, como si hubiera solos, o ciertos momentos de una sonoridad que nos va a introducir a una canción…El trabajo es así como lo viste en el ensayo, en todo, es ir haciéndolo.

¿Y ustedes, a dónde que quieren llegar en los shows?

Faca: Es como un orgasmo femenino, eso lo hablaba con Kamenetskyi (Gustavo, actor que se presenta en vivo junto a los polacos). Es mucho mas meseta con altibajos, que una cosa así hasta eyacular y caer.

Gary: Para mí la fantasía es algo que está muy planteado. Todo un concepto de animalitos, que no existen o sí existen, la figura de Hernán O… Me parece que va bastante por ahí. Abrir la imaginación y jugar. Ya tenemos treinta pirulos. Permitirse decir: la ardillita que es amiga, como cuando éramos chicos. Eso es muy importante para nosotros, la parte lúdica.

A mí me da la sensación que hacen música para animales…

Faca: Muy loco, tenés una mente medio sincrónica, porque en un momento le decíamos: música para nutrias. Por eso decía la cuarta dimensión: la fantasía, un sueño, las cosas que no… ¿y que quiere decir esto? Como que eso no se puede preguntar.

Gary: Y que la gente se divierta. Para mí es fantasía, diversión y disparadores que te lleven donde quieras.

¿Cómo se plantean la experimentación en su obra? ¿Cuál es el límite entre experimentar e irse al carajo?

Faca: Cuando hacemos los arreglos nos guiamos por como los sentimos, improvisamos. Si inhalás acá, allá querés exalar. Y en un momento vemos que eso nos hace sentir a los dos de la misma manera y ya está. Me parece que no lo hacemos caprichoso. Lo vamos sintiendo y donde nos parece que está mejor… Es el yin y el yang: mucho de algo, necesitás un poco de lo otro, un balance. Eso se siente. No es algo intelectual, lo sentís. Si estás mucho papapapá, necesitás un poco de otra cosa, y vamos tratando de experimentar que es esa otra cosa que se necesita.


En la instrumentación de polacos hay una fuerte presencia de lo tímbrico, ¿cómo lo piensan ustedes?

Faca: Yo no lo pienso. A mí siempre me gustaron los intrumentos. Voy a una feria artesanal y si tiene el bichito que hace el ruidito de la selva, me lo compro. Me gusta. Y la recopilación de todos esos instrumentos produce sola la variedad de timbres.

Gary: Yo una vez hace dos años me fui a la Prilidiano Pueyrredón, la escuela de arte, que tenía unas canillas espectaculares. Y me fui a grabar, a hacer un concierto de canillas: shhhhhhh. Tenía una salón grande, estaba buenísimo.

¿Qué le recomendaría a alguien que quiere crecer haciendo música?

Gary: Que la disfrute, como base.

Faca: Que no pierda el contacto con el disfrute, porque en el camino a ser músico hay muchos obstáculos. Mientras disfrute la energía, y esté en ese centro, puede también tocar unos rocks con una guitarra. No importa a dónde te lleve el disfrute, sino estar en ese disfrute.

¿A qué obstáculos te referís?

Faca: Mucho estudio, de repente técnico, te puede desviar del disfrute. O la competencia. Querer ser mejor que otro en vez de encontrar tu lugar en ese camino.


Escuchá Polaco Sunshine acá: www.myspace.com/polacosunshine

No hay comentarios:

Publicar un comentario