Vero Gatti, artista visual julio 010





Es como una suma de pequeños cuentos. Cada obra tiene SIEMPRE algo para contar y un universo creado alrededor.
Intento hablar de lo más genuino y lo más oscuro del mundo (y de mí), disfrazado por una inocencia que lo hace tolerable.
Se arma un juego a partir de la obsesión con el detalle y con el otro, que debe descubrir, si es curioso, que siempre hay algo más.
Me gusta jugar. Es eso. Un juego.

Hablar. Desde un lugar que me hace felíz. Como cuando bailo ridículamente y estoy completamente conectada con la música. Es esa sensación de estar moviéndose desde los sentidos. Eso sucede con mi arte. Es mi forma de DECIR más potente, y la que más disfruto. Lo que más me conecta con mi YO real.
Si todo esto genera además algo en el otro y despierta sensaciones, eso verdaderamente me hace feliz
.
.

No hay comentarios:

Publicar un comentario