Entrevista a Alex Perret, fotógrafo.

"Viajar es la mejor escuela"

Alex Perret, fotógrafo (30 años)


Por: Adrián Bechelli


Nacido en Francia, salió a recorrer el mundo sin saber nada de fotografía. Hoy su obra abre maravillosas ventanas para mirar el norte argentino y la cultura andina. En su estudio, muy cerquita del cerro de siete colores, compartimos esta charla sobre viajes, búsquedas y fotos imposibles.




¿Que buscás cuando sacás una foto?

Mostrar lo que veo. Si me emociona, ahí saqué una buena foto.


¿Te acordás la primera vez que viste una foto que te gustó mucho?

Sí, de mi padrastro. El loco fue a Africa con su mejor amigo, que era cura. Y sacó fotos de niños africanos. Y cuando lo conocí, cuando mi vieja se juntó con él, a los 8 años, en el living de la casa había fotos de esas. Y cada día de mi vida cuando volvía a casa las veía, la veía, las veía. Esas fotos me dieron a mí ganas de viajar, no de sacar fotos. Y en el viaje me dieron ganas de sacar fotos. Soy muy observador, me gusta mirar todo.


¿Qué es viajar para vos?

Y… de todo. La mejor escuela que hay. Es aprender del otro, de la gente. Aprendés todo el tiempo.


¿Qué te gustaría que le pase a alguien que ve tus fotos?

Que vea o se imagine lo que yo ví u otra cosa. Que le provoque emoción. Si te emociona una de mis fotos, a mí me hace feliz. Ahí hice arte, ahí creé algo. Una reacción del otro: ahí ya creaste algo.


¿Dónde está la creatividad del fotógrafó?

Para mí en la parte social. En la temática, lo que vas a mostrar.


¿Cuál es la mejor foto que no pudiste sacar?

Hay varias. Hace 10 días, había en una esquina un perro durmiendo en una cuna, y la dueña, una señora de 70 años, una cholita hermosa. Era un fotón. Lo vi y dije: ¡wuau, qué foto! Sabía que me iba a decir que no. Fui a averiguar, me dijo no y bueno… Hay fotos que no podés sacar, que son increíbles pero no las podés sacar.


¿Si no te autorizan no las sacás?

No... Pero si me gusta mucho, hablo. Si es un retrato fuerte, ahí sí pregunto. O muestro la cámara. Voy charlando. Tengo un par de chamuyos.


Contame algún chamuyo lindo...

Uno fue en el malón de La Paz, había un montón de pibes, de veinte, veinticinco años, indígenas de acá pero bien anarquistas, y cuando me vieron llegar con el trípode y la cámara, y dije: soy francés… no había forma. Pero me pidieron de cantar, fui con ellos, nos cagamos de la risa. Y en un rato, cuando ya me había olvidado, me dijeron: dale, sacá.


¿Tuviste algún maestro que admires?

No tengo cultura fotográfica. No estudié, así que no.


¿Y algún fotógrafó?

Sí, Gregory Colbert. El chabón desapareció hace veinte años y apareció con una muestra que relaciona lo humano con el animal. Unas fotos que las mirás y decís no, no puede ser, está trucada. Y ahí sí me quedé careta. Después un francés que hizo una muestra de la tierra desde el cielo: Yann Arthus Bertrand.... Es la mejor muestra hoy por hoy. Igual cagó el chango, no va a ser fácil para él superarse.


¿Cómo arrancaste como fotógrafo?

En Argentina. Llegué en 2004, me compreé un reflex, me fui a ver un fotógrafo y le pedí que me enseñe diafragma, velocidad, todas esas cosas. Y ahí me tomé veinte horas de curso y después me vine para acá (Purmamarca) y empecé a sacar fotos. En Jujuy y en Bolivia. Quería mostrar a otros lo que veía, para que viajen un poquito. Para que vean otras cosas. Y así fui mostrando mi trabajo, lo que hacía. Mostrando mucho, que para mí es el secreto. Mostrás y así le gente te dice, ves reacciones sobre unas fotos y sobre otras no, y así. Te das cuenta de cómo va la cosa.


¿Por qué viniste a Argentina? ¿Qué te interesó?

Una argentina (Risas). No, vivía en España y trabajé mucho con gente de Sudamérica, y con todos los argentinos que encontré allá había mucha onda. Y me vine de vacaciones por seis meses, y me quedé un año y medio. Después hice otro viaje y volví en el 2006, y ahí me quedé.


¿Qué es lo que te fascina de la cultura andina?

La gente. Y el lugar es un flash. Purmamarca es un pueblito de cuatro cuadras, todo de adobe, con el cerro de siete colores. Es mágico. La energía es muy loca. Igual la gente, es muy sencilla. No tienen maldad. Otra cultura, otra educación. Ahora Jujuy es Argentina, no es Bolivia. Tienen la cultura andina, pero una chispa Argentina. Esa mezcla me gusta mucho.


¿Algún consejo para alguien que empieza a sacar fotos?

Que viaje. Y que sea social. Que no tenga miedo de poner la cámara, que vaya a sacar fotos donde quiera, que ande en la calle con la cámara en la mano si puede, así va a sacar las mejores fotos. Que mire, que vaya a hablar con la gente, que no tenga miedo a charlar. Nunca molesta preguntarle a alguien, te va a decir: no, papi, o sí, saca. Y cuando te dicen que sí… ¡ah, listo!


Más fotos de Alex Perret:

http://www.alexperret.org



1 comentario:

  1. Febe Magdalena Fuentes5/27/2010 4:42 a. m.

    Hermosa entrevista.
    Por esas cosas conozco a Colbert y bertrand y comparto.
    Inteligentes las preguntas, por que de ellas sale una respuesta fluida y sin acartonamiento.
    Dan ganas de vivir en Pumamarca (trabajé como maestra en Lapachos Rosas), de salir a la calle con una cámara, de viajar, de Ser.
    Excelente!
    Gracias
    Febe Fuentes

    ResponderEliminar